viernes, 11 de marzo de 2016

LOS CONSEJOS DE DON PACO, PRESIDENTE DEL BBVA

Hoy me he levantado con ganicas de escribir y fíjense que casualidad, que a la hora del telediario me encuentro, delante del televisor, a un señor mayor de pelo blanco que en medio de un escenario faraónico parece entender de lo que habla… Macroeconomía. ¡Ojito!


 Al instante, descubro que este insigne señor, de inmaculado aspecto y cuidada presencia, resulta ser el Jefazo, el Presidente y el Socio Fundador del BBVA; Banco, según Wikipedia (mi fuente de total confianza), nacido por la fusión entre el Banco Bilbao Vizcaya y Argentaria en la época del glorioso Aznar.

Siendo sincero, al principio sigo las noticias vagamente, como si nada, quizá por el sopor que da la comida recién terminada, y escucho un runrún con los resultados de la entidad en el 2015. “Bla bla bla, bla bla bla… unas ganancias del 0,9 respecto al ejercicio anterior y bla bla bla 2.642 millones de beneficios y bla bla”. Y fue entonces, de repente, cuando mi atención distorsionada hasta ese momento, se centro ojiplático en la figura angelical del Papa Noel de Wal Street… ese Papá que todo lo sabe, que todo lo dice y que todo lo puede. La presencia onírica de Don Francisco González Rodríguez, alumbró la pantalla con todo su esplendor.

El loado y alabado Banquero o Bancario, nunca me aclaro que termino es el más adecuado… (ladrones, prestamistas, usureros… mala gente en general) ¡Nooo! Lo siento, mi subconsciente torticero tiene calificativos demasiado simplistas, pero no se preocupen, no caeré en la trampa, no haré caso a pensamientos tan manidos por el populismo, por la chusma, por la plebe y por mi otro yo…   Sé que a veces, si me lo propongo, tengo más nivel que todo eso.

Disculpen, pero me pierdo en vaguedades, “lo siento, no volverá a ocurrir…” (¿Quién dijo eso?). Como digo, este señor esculpido para llevar trajes de alto copete, hacía acto de presencia en el prime-time televisivo y hablaba para todos los españoles; para los empresarios, para los políticos, para los trabajadores, incluso creí sentir que me hablaba a mí, a un humilde funcionario de tres al cuarto…  En definitiva, este buen hombre se dirigía humildemente a sus clientes, a sus socios y a sus lucrativos compatriotas. Y lo hacía ante los medios, a sabiendas de que su voz contundente y enérgica iba a ser escuchada, iba a ser respetada y sobre todo… iba a ser obedecida.

Y qué dijo este gran tipo se preguntarán. Qué saberes puso a disposición de los ciudadanos, habidos de conocer el intelecto de nuestra Gentleman people. Qué puede aportarnos este hombre forjado a sí mismo, avanzado a su tiempo, emprendedor, trabajador, ejemplar… Qué querrá compartir con nosotros un ciudadano normal, que comenzó su triunfal andadura como cualquier otro, por la estrecha relación con el entonces Ministro de Economía, el “Rey del Mambo y de las tarjetas Black”, Don Rodrigo Rato, allá por los ´90.



Leer atentamente… y aprended zoquetes.
“España podrá bajar su tasa de paro al 10% en los próximos cuatro años, si se sigue una política económica consistente…” 
“Hay que mantener las reformas de los últimos cuatro años, que han creado empleo…” 
“Hay que afrontar los problemas del siglo XXI con políticas del siglo XXI…” 
“No podemos volver a políticas fracasadas hace 100 años, que solo generan más paro… como ocurre en países que todos conocemos” 
“Hay que tener un Gobierno realista que no cree utopías o promesas no realistas que solo generan más frustración a los españoles”
¡Qué grandeza! No me digan que no. Qué visión tan lúcida y clara tiene sobre los problemas reales de la gente. Como se tira al barro de los pobres mortales para salvar sus almas… (y de paso sus bolsillos con algún fondo de inversión de bajo riesgo…) ¡Basta Oscar! Qué altruismo denotan sus palabras…  (casi el mismo altruismo que percibe su cartera anualmente con un suelto de 5,4 millones de euros…) ¡No lo hagas Oscar que te conozco!

¡Gilipolleces! Es usted un estirado, arrogante y pomposo GILIPO… con dinero, eso sí.

Qué cojones de futuro le va a decir usted que tiene, a una persona que combina dos trabajos temporales por los que no gana más de 500 €, (¿qué se hipoteque en esos pisos baraticos que su banco no sabe como quitarse?).

 Qué hilarante solución, de más de lo mismo, le va a aconsejar a un parado de larga duración de más de 45 años, (¿que se acoja a un fondo de pensiones de los suyos?).

De qué frustración habla cuando dice que los gobiernos que persiguen molinos de viento no pueden solucionar los problemas reales de la gente: los desahucios, el paro, la precariedad de los servicios sociales… esos mismos que su “Gobierno Realista y Serio” han generado con políticas mercantilistas capitaneadas por la TROIKA, donde la economía siempre precede al ciudadano. ¡Si quiere le recuerdo el Art. 135! Porque así es como solucionan los problemas sus Gobiernos Modélicos.

Háganos un favor, por lo menos a mí, y dedíquese a ganar dinero a manos llenas, que es para lo único que sirve,  y deje que los ciudadanos pobretones tengamos las pajas mentales que queramos con nuestras ensoñaciones por un mundo más justo e igualitario, donde usted, por decencia moral y ética no podría ganar ni el 1% de su sueldo actual.

Opine pero por favor, no de consejos. Porque su ejemplo sí que lleva a la frustración, al cabreo y a la locura de este perdedor que le escribe.

¡Adiós y que usted lo gaste bien!

P.D: … y dese prisa, que los años es lo único que nos convierte en iguales.


Oscar Ara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario