viernes, 11 de marzo de 2016

LOS CONSEJOS DE DON PACO, PRESIDENTE DEL BBVA

Hoy me he levantado con ganicas de escribir y fíjense que casualidad, que a la hora del telediario me encuentro, delante del televisor, a un señor mayor de pelo blanco que en medio de un escenario faraónico parece entender de lo que habla… Macroeconomía. ¡Ojito!


 Al instante, descubro que este insigne señor, de inmaculado aspecto y cuidada presencia, resulta ser el Jefazo, el Presidente y el Socio Fundador del BBVA; Banco, según Wikipedia (mi fuente de total confianza), nacido por la fusión entre el Banco Bilbao Vizcaya y Argentaria en la época del glorioso Aznar.

Siendo sincero, al principio sigo las noticias vagamente, como si nada, quizá por el sopor que da la comida recién terminada, y escucho un runrún con los resultados de la entidad en el 2015. “Bla bla bla, bla bla bla… unas ganancias del 0,9 respecto al ejercicio anterior y bla bla bla 2.642 millones de beneficios y bla bla”. Y fue entonces, de repente, cuando mi atención distorsionada hasta ese momento, se centro ojiplático en la figura angelical del Papa Noel de Wal Street… ese Papá que todo lo sabe, que todo lo dice y que todo lo puede. La presencia onírica de Don Francisco González Rodríguez, alumbró la pantalla con todo su esplendor.

El loado y alabado Banquero o Bancario, nunca me aclaro que termino es el más adecuado… (ladrones, prestamistas, usureros… mala gente en general) ¡Nooo! Lo siento, mi subconsciente torticero tiene calificativos demasiado simplistas, pero no se preocupen, no caeré en la trampa, no haré caso a pensamientos tan manidos por el populismo, por la chusma, por la plebe y por mi otro yo…   Sé que a veces, si me lo propongo, tengo más nivel que todo eso.

Disculpen, pero me pierdo en vaguedades, “lo siento, no volverá a ocurrir…” (¿Quién dijo eso?). Como digo, este señor esculpido para llevar trajes de alto copete, hacía acto de presencia en el prime-time televisivo y hablaba para todos los españoles; para los empresarios, para los políticos, para los trabajadores, incluso creí sentir que me hablaba a mí, a un humilde funcionario de tres al cuarto…  En definitiva, este buen hombre se dirigía humildemente a sus clientes, a sus socios y a sus lucrativos compatriotas. Y lo hacía ante los medios, a sabiendas de que su voz contundente y enérgica iba a ser escuchada, iba a ser respetada y sobre todo… iba a ser obedecida.

Y qué dijo este gran tipo se preguntarán. Qué saberes puso a disposición de los ciudadanos, habidos de conocer el intelecto de nuestra Gentleman people. Qué puede aportarnos este hombre forjado a sí mismo, avanzado a su tiempo, emprendedor, trabajador, ejemplar… Qué querrá compartir con nosotros un ciudadano normal, que comenzó su triunfal andadura como cualquier otro, por la estrecha relación con el entonces Ministro de Economía, el “Rey del Mambo y de las tarjetas Black”, Don Rodrigo Rato, allá por los ´90.



Leer atentamente… y aprended zoquetes.
“España podrá bajar su tasa de paro al 10% en los próximos cuatro años, si se sigue una política económica consistente…” 
“Hay que mantener las reformas de los últimos cuatro años, que han creado empleo…” 
“Hay que afrontar los problemas del siglo XXI con políticas del siglo XXI…” 
“No podemos volver a políticas fracasadas hace 100 años, que solo generan más paro… como ocurre en países que todos conocemos” 
“Hay que tener un Gobierno realista que no cree utopías o promesas no realistas que solo generan más frustración a los españoles”
¡Qué grandeza! No me digan que no. Qué visión tan lúcida y clara tiene sobre los problemas reales de la gente. Como se tira al barro de los pobres mortales para salvar sus almas… (y de paso sus bolsillos con algún fondo de inversión de bajo riesgo…) ¡Basta Oscar! Qué altruismo denotan sus palabras…  (casi el mismo altruismo que percibe su cartera anualmente con un suelto de 5,4 millones de euros…) ¡No lo hagas Oscar que te conozco!

¡Gilipolleces! Es usted un estirado, arrogante y pomposo GILIPO… con dinero, eso sí.

Qué cojones de futuro le va a decir usted que tiene, a una persona que combina dos trabajos temporales por los que no gana más de 500 €, (¿qué se hipoteque en esos pisos baraticos que su banco no sabe como quitarse?).

 Qué hilarante solución, de más de lo mismo, le va a aconsejar a un parado de larga duración de más de 45 años, (¿que se acoja a un fondo de pensiones de los suyos?).

De qué frustración habla cuando dice que los gobiernos que persiguen molinos de viento no pueden solucionar los problemas reales de la gente: los desahucios, el paro, la precariedad de los servicios sociales… esos mismos que su “Gobierno Realista y Serio” han generado con políticas mercantilistas capitaneadas por la TROIKA, donde la economía siempre precede al ciudadano. ¡Si quiere le recuerdo el Art. 135! Porque así es como solucionan los problemas sus Gobiernos Modélicos.

Háganos un favor, por lo menos a mí, y dedíquese a ganar dinero a manos llenas, que es para lo único que sirve,  y deje que los ciudadanos pobretones tengamos las pajas mentales que queramos con nuestras ensoñaciones por un mundo más justo e igualitario, donde usted, por decencia moral y ética no podría ganar ni el 1% de su sueldo actual.

Opine pero por favor, no de consejos. Porque su ejemplo sí que lleva a la frustración, al cabreo y a la locura de este perdedor que le escribe.

¡Adiós y que usted lo gaste bien!

P.D: … y dese prisa, que los años es lo único que nos convierte en iguales.


Oscar Ara.

lunes, 29 de febrero de 2016

CIUDADANO DON LUIS M. LÁZARO

No, hoy no toca reivindicar nada. Hoy no es día para soflamas hacia las gestas certeras o equivocadas de nadie en particular. Este post que estoy por descifrar, va enteramente dedicado a una persona a la que conocí por la magia de Internet y las redes sociales que todo lo invaden. Esto es un reconocimiento póstumo hacia el ciudadano Don Luis María Lázaro. 
Coincidimos y compartimos lecturas y artículos de opinión básicamente porque usted, por la casuística que todo lo explica, me encontró perdido en ese laberíntico mundo llamado Internet, donde Usía se manejaba con sorprendente habilidad y diligencia Suiza.  
Me invitaste a participar en tu pagina web http://www.luisml.es/  por aquello de ser una mosca cojonera, sin más. Simpatizamos enseguida y vía telefónica recordaré siempre con afecto, como tu voz ronca y decidida acentuaba, más si cabe, ese idealismo desmedido que mostrabas, cada vez que hablabas de una España más justa, humana y participativa.

El pasado viernes nos dejaste sin avisar, sin molestar. En silencio. Y contigo Don Luis, se fue la voz de muchos, nuestro guía. La inspiración donde ubicábamos nuestros anhelos. Un referente, un luchador… y personalmente alguien que vio en mí algo que yo desconocía; “… un junta letras con cierta sorna y crítica satírica, capaz de incomodar y tocar las narices a esa “Casta” acomodada y casposa que nos gobierna”, (o algo así dijiste). 
Han sido tres años intensos donde hemos compartido escritos y artículos de sesgo marcadamente político y social. Años donde nunca me dejo de sorprender  tu carisma para saber aglutinar a personas distantes y distintas con el simple gesto de un clic en Twitter o en Facebook. 
Desconozco muchos aspectos de tu vida recién acabada Don Luis. Pero sé que fue tan dura como comprometida. Intentamos varias veces, sin suerte, reunirnos para hablar de lo que a usted y a mí más nos inquietaba; la paulatina pérdida de justicia social, de educación y libertades, gracias al enroque suicida del PP y la lacónica oposición del partido de la oposición. 
Hoy me arrepiento de mis prisas, de mi apretada agenda familiar. Hoy me arrepiento de no haberle conocido en persona Don Luis, por la excusa tontorrona  de que tal vez mañana o pasado mañana, podríamos coincidir en nuestra Zaragoza natal para charlar y tomarnos una cervecica mientras destripábamos esa actualidad política que a través de tu web, formaba parte fundamental de tu ser, de tu vida. 
Le echaré de menos Don Luis. Echaré de menos la oportunidad de haberte conocido de verdad, porque la vida pocas veces nos da la ocasión de conocer a personas que realmente merezcan la pena. Personas que aportan sabiduría y pasión a lo que hacen, a lo que dicen… a lo que piensan.      
Por  todo ello D. Luis, si a usted le parece bien, tenemos una cita pendiente para cuando toda esta miseria política escampe… y España sea por fin Republicana. 
Un saludo cariñoso amigo de la red. Mi respeto y admiración por siempre jamás.


Oscar Ara


domingo, 17 de enero de 2016

SILENCIOS DE MUJER


MUJER -“¡A mí no!”- decías.- “A mí no me va a ocurrir lo mismo que a esas otras…” “Él me quiere como siempre me ha querido, a su manera; celoso y vigilante… como un verdadero amante”.
MUJER, tus hijos lo vivieron con la impronta del día a día, de la costumbre. Entendieron como normal los gritos de papá, que se enfadara. Y mientras, los vecinos, al otro lado de las paredes de papel, omitían cualquier queja… callaban.
MUJER, poco a poco te fuiste encogiendo por el miedo. Tu voz no supo pedir ayuda, ni socorro… ni tan siquiera un hilillo de consuelo. Tu autoestima quebró. La soledad, la humillación y el miedo te derrotaron… te vencieron.
MUJER, sí ocurrió. La vergüenza se hizo un hueco en el rincón donde la conciencia es más débil y asustadiza; el temor al fracaso, al que dirán… a la chanza machista de tanto subnormal.



MUJER, escondiste tus temores, tus vergüenzas, tus anhelos. Incluso a ti misma te escondiste. Te aferraste a la idea de recobrar un amor sin alma, efímero y sin aliento. Te inmolaste sin saberlo. Lo hiciste… y lo siento.
MUJER, cuántas veces le perdonaste. Cuántas veces te hizo creer culpable de sus miserias, de su amargura, de sus quebrantos. Cómo fuiste capaz de perdonarle aquel insulto, aquel desprecio… aquel primer tortazo.
MUJER, tu único cómplice fue el maquillaje que todo lo tapa; las arrugas prematuras, los moratones indiscretos y esos rasguños que mostraban la violencia de un terrorista, de un psicópata… de un canalla.



MUJER, tu familia sospechó de tus silencios. Esos malditos silencios que piden ayuda, que insinúan pero que no dicen nada. Silencios que otorgan poder al insulto, a pegar sin reparo, a humillar sin cuartel…. al abuso bastardo.
MUJER, los amigos se entrometían y eso te incomodaba. Creías poder resolver el entuerto tu solita, sin ayudas, así a las bravas. Y un día te diste cuenta de que ya era tarde, que no había salida, que ¡PUUN! (Se acabo. Tu silencio es eterno… se alarga)
MUJER, acabas derrotada, tendida y ensangrentada. Asesinada a los pies de ese hombre que solo poco después, decide poner fin a su miserable vida y terminar en la fosa común de la cobardía. Un purgatorio fétido de la frustración del inútil, del abusador, del fanatico visceral, del odio, de la ofuscación, del tarado posesivo, del acomplejado… del ASESINO MACHISTA.



Y tú MUJER, de repente te conviertes en otro dato. Otra estadística que añadir a un papel en blanco, al que no tardarán en sumarse otras mujeres asesinadas por el MACHISMO macabro aprendido desde el HOGAR, desde la ESCUELA. En la calle, en la TELEVISIÓN, en la cultura y en el TRABAJO. En la sociedad en general, en la RELIGIÓN, en la POLÍTICA y en nuestros chistes bastardos. En nuestros silencios, en la PUBLICIDAD y en esa maldita empatía con el mamón de al lado…
Porque no es solo un mal chiste. Es un modo retrogrado de ver la vida, que hace daño. Tanto daño, que puede llegar a MATAR a tu madre o a tu hija… a tu sobrina, prima o amiga.
¡BASTA YA DE MUJERES ASESINADAS EN MANOS DE SUS PAREJAS O CUALQUIER CABRÓN ACOMPLEJADO!

Oscar Ara


      

jueves, 18 de junio de 2015

LA PALABRA COMO ÚNICO CAMINO


Qué gran tesoro es la palabra, esa capacidad real de transmitir al otro nuestras inquietudes, nuestras fantasías o simplemente las necesidades más nimias.

Platicar, así lo llaman en tierras de Centro América, es una fuente de autoconocimiento y de confrontación de pareceres que enriquece a ambos contendientes al poderse combinar los roles de emisor y receptor en un feedback continuo y automático.


La palabra como fuente indispensable de comprensión, desde el respeto y la aceptación de pensamientos muy diversos.

Hablar, conversar, expresar, teatralizar nuestras ideas, nuestras emociones más viscerales e incluso nuestros ridículos secretos. Vomitarlo todo, impidiendo que se nos ulcere por dentro, es un ejercicio que no estamos acostumbrados a realizar.

Hablar, establecer una conversación, tendría que ser motivo de proximidad y de entendimiento, siempre y cuando se haga desde la sinceridad; sin censura ni predisposición a prejuzgar ni ser prejuzgado. Platicar, debatir, es ante todo un acto de aceptación de las reglas básicas de la convivencia entre iguales.


Mostrarnos como somos es una muestra de valentía que requiere de entrenamiento y predisposición a la humildad. Es un arma terriblemente eficaz, con la que aprendemos a redescubrirnos al ser capaces de vernos reflejados en la imagen que transferimos al otro… el paciente receptor de nuestros anhelos.

Conversar, reír, hablar y sobre todo deleitarnos al escuchar las palabras imborrables del abuelo; la calurosa zalamería de la madre eterna; las desventuras del amigo leal o la impronta de tu único amor, de tu compañera de alma… trasforma el milagro de la vida en un acontecimiento más soportable, más autentica y veraz.

La palabra nació de la necesidad de comunicarnos y por el intento de comprender a nuestro vecino de al lado. Nació como una fuente de unión y de pertenencia a un clan. Permitió la socialización de la sabiduría… y por momentos, nos encaminó hacia un mundo más rico y abierto, donde la diversidad enriquecía al conjunto.  

El mestizaje del verbo multicolor, será la única manera de no precipitarnos al holocausto del silencio; de la sordera permanente de los que no quieren oír, ni entender, las necesidades de una parte de los contertulios, que de tanto gritar, se han quedado afónicos, casi mudos y rendidos a la voz  ronca del tenor obeso e insaciable de la razón única… donde la mesura y empatía en su tono de voz, no tiene cabida.


Sí, se lo que piensan y lo entiendo; entiendo a los descreídos y pragmáticos individuos del mundo real e inmisericorde que nos contempla. Intuyo como, por medio de la palabra de su pensamiento, me tachan de necio, pichafloja o lunático imbécil que no sabe que cojones está diciendo. Y tristemente tienen razón…

Y la tienen porque esa misma palabra, en manos de individuos sin escrúpulos, se convierte en engaño, manipulación y sumisión del receptor cándido y desprotegido.

Se aprovechan, utilizan y pervierten el noble arte de la comunicación y la transforman en magia negra; en verborrea envuelta en hechizos, donde la verdad no importa; ni el respeto, ni mucho menos la razón. Son prestidigitadores que han raptado la capacidad de entendimiento para beneficio propio… un diálogo que no espera respuesta, solo busca sometimiento y humillación.

Oír, ver y callar... eso nos han enseñado desde niños :-(

Oscar Ara





viernes, 22 de mayo de 2015

INDECISOS: ¿CARNE O PESCADO?




Pues sí, la decisión es bien simple… carne o pescado.

A dos días de la celebración de las elecciones más desconcertantes y sorprendentes de la democracia en décadas, se calcula que en torno a un 40% de los potenciales votantes, no tienen decidido en qué partido político van a depositar su confianza, o ni tan siquiera, si lo van a hacer por alguno… Son los denominados INDECISOS.

Según la RAE, y haciendo caso a lo que sus celestiales majestades de las letras dicen; estos seres extraños, los INDECISOS, son personas  perplejas e irresolutas… son tipos y tipas que les resulta difícil tomar decisiones más o menos trascendentales para el devenir de su vida…

PERPLEJAS e IRRESOLUTAS, me encanta esta definición. No les parece a ustedes muy clarificadora y acertada la palabra perplejo… muy de ahora, de nuestros tiempos. Muy de la torrija mental que tenemos los españolitos de a pie, al sentirnos descolocados de ese simplismo político que nos movía a tener que elegir entre el rojo o el azul, entre la “izquierda” o la derecha… o lo que es lo mismo, la alternancia política del bipartidismo como única alternativa plausible y real durante muchos años.

Llegue yo a escuchar... o tal vez me lo dijeran, ya no recuerdo bien, que ése relajo institucional de los dos grandes partidos PP - PSOE, les llevaba a decir entre bambalinas del Congreso de los Diputados, frases como: "Ahora te toca a ti, que a mí me entra la risa...”



Volviendo con ustedes, queridos e irresolutos INDECISOS... en sus manos encomendamos nuestra suerte para los próximos 4 años. Ustedes seres juiciosos y racionales, no se han dejado influenciar, por lo menos de momento, por la verborrea delirante y tramposa, vacía, demagógica, patética, fantasiosa, canalla, utópica, despreciable, etc, etc… con la que nos han deleitado los diferentes representantes políticos de todos los colores, siglas e ideologías (si es que existen) en mayor o menor medida.

Les entiendo extraños seres del pensamiento pausado y cabal. Comprendo sus dudas, sus indecisiones… las perplejas y bobaliconas caras que se les queda, cada vez que ven por la pequeña pantalla a estrambóticos personajes del bufoneo político haciendo y diciendo lo que les sale de los cojones sin ningún rubor, ni sentido del ridículo. Empatizo con ustedes y con su inconexa clarividencia neuronal.

Porque, que la Sra. MªDolores, que lleva votando a la derecha incluso antes de instaurarse la democracia, dude ésta vez en votar a la Cazatalentos de la Gürtel, la Chulapa Doña Esperanza Aguirre, es raro, pero entendible. Que Juanra, sindicalista jubilado de UGT en los astilleros de Vigo desde los ´80, no tenga claro, de un tiempo a esta parte, el volver a votar a su partido del alma, es hasta cierto punto lógico y normal… pero y tú Fermín, Sofía, Olga o Raúl, vosotros que por vuestra juventud solo disponéis del bagaje del presente y del ahora; limitación de becas, paro, exilio forzoso, prohibición de libertades, explotación laboral en el mejor de los casos, imposibilidad de formar una familia… ¿Qué dudas podéis tener ante el futuro que se os presenta?

Vosotros, irresolutos e incapaces seres de la clarividencia, que con 30 años cobráis 600 € brutos, ¿qué carajo tenéis que esperar?, ¿qué tontuna no os deja ver la realidad?… ¿a qué esperáis?, ¿a la posibilidad de votar más de lo mismo?, ¿a la posibilidad de que os den por culo de nuevo modificando un Artículo y os vuelvan a privar de vuestra dignidad por saciar el canibalismo patológico de los mercados y tengáis que pagar con vuestros ridículos impuestos, los fastos de una Banca enferma y podrida?. Porque una cosa es ser un imberbe INDECISO y otra cosa es ser un gilipollas con pintas.



Y tranquilos beatos y aturdidos votantes, no tengáis miedo al cambio… el “hombre del saco” no existe. El único saco que existe y persiste en esta Democracia de mierda, son aquellos sacos que se llenan de billetes con nuestros impuestos, y acaban curiosamente, en cuentas opacas de PPatriotas de la PPatronal a los que tenemos que aguantar decir cosas, como:

-       ¡O nosotros o el  caos!
-       ¡Por desgracia, hay que cobrar menos y trabajar más!
-       ¡No va haber rescate a la Banca!
-       ¡Algunos no tienen para comer, y sin  embargo tienen una cuenta en twitter!
-       ¡Luis, lo entiendo, se fuerte!
-       Solo hace falta salir a la calle para ver que la gente está mucho más alegre.
-       ¡Tranquilos, queda dinero para Rato! (esta última es de cosecha propia)

¡Hala… y ahora a votar lo que os salga del nabo queridos!

Pero recuerden, CARNE o PESCADO… las dos cosas son indigestas.

Oscar Ara






miércoles, 13 de mayo de 2015

PRESTIDIGITADORES Y VENDEPATRIAS


No se lo creen ni ellos… ni uno solo.

A pocos días de las elecciones municipales, aparecen en la escena pública una rara especie de prestidigitadores de todos los colores, que con las mangas remangadas, intentan hacernos creer que como Míster Proper, ellos son los únicos poseedores de la fórmula mágica capaz de limpiar el marrón en el que se ha convertido España.

No se lo creen ni ellos… ni se enteran.

Y transitan como pollos sin cabeza, estresados. Sin saber muy bien dónde se encuentran: en Sabadell o Baracaldo, en Maspalomas o en Teruel, en Badajoz o en Ginebra (¡Uy!). Sin tener la certeza de con quién están, si camisa, corbata o chaqué… sin saber a quién van a tener que “engañar”, perdón, convencer ésta vez.

No se lo creen ni ellos… bueno, no sé.

Y tienen la manía de acercarse al ciudadano; sea charcutero, agricultor, vendedor ambulante o tendero, cantautor, profesor o enfermero…  y saludarlo con la mano tendida y la “mejor” de sus sonrisas para sonsacarle la intención de voto del pobre infeliz, o si conecta con el desdichado, hacerse el graciosete y recordarle que él también, como “buen español” que es, tiene un sobrino en el paro, un amigo autónomo que ha tenido que cerrar el chiringuito o que si la abuela fuma…


No se lo creen ni ellos… bueno aquí, aquí más de uno.

Y les da igual lo vacías y huecas que suenen sus palabras en los mítines callejeros que tanto se han puesto de moda últimamente. Frases hechas que el “sudaca” de Lavapiés escucha desde su balcón de forma machacona - “¡… o nosotros o el caos, o nosotros o el fin del mundo… o nosotros o Venezuela! - y ojo, lo cojonut es que les da igual sonar ridículos ante un vecindario “enemigo”, porque saben, que algún tonto del culo que no tiene donde caerse muerto, les votará para mayor gloría del absurdo y la parodia en la que nos hemos convertido.

No se lo creen ni ellos… bueno, los de siempre.

Porque como buenos profesionales que son, saben que el “juego político” no consiste en vender su producto, no. Basta simplemente con hundir al contrario, al opositor. Basta con descuartizarlo por completo, sin miramientos, y a continuación mostrar esa mirada piadosa, de padre omnipresente y salvador, donde tú; iluso cateto, descubrirás embobado que los experimentos solo con gaseosa.

No se lo creen ni ellos… bueno sí, uno.

Y su memoria quebradiza y estúpida, les otorga la desfachatez de volver a prometer lo prometido, aquello que no han sido “capaces” de hacer en sus años de gobernanza…  por culpa eso sí, de la herencia recibida y la vicisitudes adversas y complicadas que ha atravesado la Zona Euro en su conjunto dentro del mundo mundial…

No se lo creen ni ellos… ¡Qué sí, uno sí!

Y lanzan la soflama cierta y nunca populista ¡por Dios!, de que estamos empezando a salir de la crisis, y que los números así lo atestiguan fielmente en todas las graficas y estudios estadísticos inventados por el FMI, el New York Times, la Commonwealth, Caritas, el ABC y la madre que pario a Panete.


No se lo creen ni ellos… ¡Vale, solo el PP!

Y como meros comerciales y vendepatrias que son, tratan de colar su “producto” caduco y podrido a sabiendas; edulcorándolo con las medias verdades de las cifras macroeconómicas, de los “esperanzadores” datos del paro, de los nuevos ingresos en la Seguridad Social… mientras omiten deliberadamente otros como los desahucios, los recortes en Sanidad, en Educación, en Servicios Sociales o la precarización generalizada del trabajo, que acrecienta las desigualdades… esas mandangas que el proletariado y la chusma demandan, sin saber muy bien paqué.

No se lo creen ni ellos… solo er PP.

Porque, tener el cuajo moral de defender lo indefendible, es de quitarse el sombrero. Admirable. No se inmutan ante la hemeroteca que los delata. Se ofenden ante los que piensan que la corrupción es parte de su sistema de actuación, mientras tienen la desvergüenza de negar como hizo San Pedro por tres veces, cuando se les pregunta si conocen al Rey de los Ladrones J. Luis Bárcenas… o ponen cara de bobalicones, al lavarse las manos como Poncio Pilatos ante la crucifixión decrepita y bochornosa, de su anteayer guía espiritual, el Sancta Sanctórum Rodrigo Rato.

Y lo que yo creo… del PP.

Es que demuestran que son seres extraordinarios… infinitamente superiores al conjunto de los ciudadanos por la capacidad innata y “democrática” de convertir la mentira y las técnicas mafiosas en votos y réditos electorales una y otra vez. Y todo ello gestado desde esa Nave Nodriza que es Génova 13, donde los capos y sus compinches necesarios, tienen el don sobrenatural de vivir en un pozo de mierda y permanecer siempre limpios e impolutos, aunque sea de cara a la galería… que al fin y al cabo es de la que viven. Los millones de iluminados que les votan y permiten que nada cambie, que todo siga igual.

Y por favor, si se topan con alguno de estos seres mitológicos, tápense los oídos y las narices… ¡y huyan!



Oscar Ara.




sábado, 2 de mayo de 2015

MEMECES Y BOBERÍAS



Intentamos alcanzar lo inalcanzable, llegar hasta ese lugar donde nada se nos ha perdido. Abarcar más de lo que nuestras capacidades nos permiten e incluso, nos vanagloriamos de dar muestras de grandilocuencia a través de ridículos blogs.

Y mientras tanto tú; salvapatrias y demagogo consentido, andas perdido, descolocado, y lo que es peor, nadie se ocupa de ti. Ni tú mismo.


Observas a tu alrededor inventado, yendo más allá… al infinito. Vislumbras ese otro mundo que consideramos próximo por la manía de globalizar la estupidez y que sin embargo se ubica en latitudes lejanas a ti… y te indignas. Nos indignamos. Hacemos una causa común ante la fatalidad e injusticia que se está produciendo… y a otra cosa mariposa. Hemos socializado nuestra ira, nuestro cabreo, pero tú sigues siendo el mismo idiota, la misma mierda.

Vivimos porque sí, sin preguntarnos infinidad de cosas. Respondemos a impulsos deformados por una sociedad enferma. Reaccionamos inapropiadamente a situaciones banales, mientras permanecemos abducidos ante lo importante. No estamos bien, y ni si quiera nos hemos preguntado el por qué.

Despertarse cada día con la melancolía del que no se entera de nada, empieza a ser costumbre. Ser un zombi se ha convertido en nuestra seña de identidad y a veces, solo a veces, en esos breves momentos de lucidez que todo imbécil puede tener, entiendes que esto no puedes continuar así. Te encuentras perdido pero no haces nada.

Todo lo que te sucede, es efímero, se distorsiona por la apatía e incolora ingravidez del astronauta estúpido que no entiende la dimensión espacio-tiempo… Tu cara refleja la bobería del incapaz, del indigente mental. Estás en Babia.


Te crees inteligente, o al menos presumes de estar por encima de la media… y resultas ser un auténtico imbécil. Un tontorrón incapaz de descubrir sus miserias tan evidentes, como ridículas. ¡Despierta y ocúpate de tu mundo!... de ése que alcanzas con las manos. Algunos, no muchos, te lo agradecerán.

No es cuestión de grandes hallazgos, ni tan siquiera de indagar en lo más profundo de tu ser… basta con salir del letargo en el que has convertido tu anodina vida y descubrirte, quererte tal como eres y empezar a disfrutar de nuevo. Es tener la capacidad de afrontar de una puñetera vez las heridas de tu ego y madurar para ser de nuevo productivo.  

Ser infeliz puntualmente y vivir en la trashumancia neuronal, es una decisión voluntaria que puede permitir al “discapacitado” descubrir los rasgos más terrenales, íntimos y distorsionados de su personalidad; los anhelos no resueltos, las limitaciones autoimpuestas, la incoherencia demostrada o incluso la imposibilidad de cambiar… de ser otro.


Salir del cascaron y atreverse a mirar a través del otro, es un buen comienzo. Tomarnos un poquito más en serio, sin dejar de sonreír, nos ayudaría a abrir los ojos a nuestra realidad y a saber contemplar con nitidez lo afortunados que podemos llegar a ser. Ofrecer nuestro corazón colapsado por memeces rimbombantes, y dejar de dar por saco a los que nos rodean permitiéndoles mayor felicidad… estaría bien.

Porque no nos equivoquemos; no hablo de depresión, de abatimiento, de disminución de las funciones psíquicas… de enfermedad. Hablo de despertar, de redescubrirnos y aceptarnos tal como somos, para poder empezar de nuevo a ser lo que uno quiera, y pueda, llegar a ser. Sin limitaciones y por supuesto, con la ayuda de los demás.


¡MANOS A LA OBRA!


Oscar Ara.